domingo, 19 de marzo de 2017

Emil Cioran -Silogismos de la amargura: Vitalidad del amor

Sólo se entregan al hastío las naturalezas eróticas, decepcionadas de antemano por el amor.

  *

  Un amor que se desvanece es una experiencia filosófica tan grave que de un peluquero hace un émulo de Sócrates.

  *

  ¿El arte de amar? Saber unir a un temperamento de vampiro la discreción de una anémona.

  *

  En la búsqueda del tormento, en la obstinación de sufrir únicamente el celoso puede competir con el mártir. Sin embargo, se canoniza a uno y se ridiculiza al otro.

  *

  ¿Por qué la «carroza fúnebre del Matrimonio» (the Marriage hearse)? ¿Por qué no la carroza fúnebre del Amor? —¡Qué lamentable la restricción de Blake!

  *

  Dichosos Onán, Sade, Masoch… Sus nombres, lo mismo que sus proezas, no envejecerán jamás.

  *

  Vitalidad del Amor: es cometer una gran injusticia denigrar un sentimiento que ha sobrevivido al romanticismo y al bidé.

  *

  Quien se mata por una criada vive una experiencia más completa y profunda que el héroe que conmueve al mundo.

  *

  ¿Quién abusaría de la sexualidad sin la esperanza de perder en ella la razón algo más de un segundo, para el resto de sus días?

  *

  Sueño a veces con un amor lejano y vaporoso como la esquizofrenia de un perfume…

  *

  Sentir el cerebro: fenómeno tan nefasto para el pensamiento como para la virilidad.

  *

  Enterrar la frente entre dos senos, entre dos continentes de la Muerte…

  *

  Un monje y un carnicero se pelean dentro de cada deseo.

  *

  Sólo las pasiones simuladas, los delirios fingidos, tienen algo que ver con el espíritu, con el respeto de uno mismo; los sentimientos sinceros suponen una falta de consideración hacia sí mismo.

  *

  Feliz en amor, Adán nos hubiera ahorrado la Historia.

  *

  Siempre he pensado que Diógenes debió sufrir algún desengaño amoroso en su juventud: nadie escoge la vía del sarcasmo sin la ayuda de una enfermedad venérea o de una mujer intratable.

  *

  Hay hazañas que sólo nos perdonamos a nosotros mismos: si imagináramos a los demás en el punto culminante de cierto gruñido, nos sería imposible volver a tenderles la mano.

  *

  La carne es incompatible con la caridad: el orgasmo transformaría a un santo en un lobo.

  *

  Tras las metáforas, la farmacia. —Así se desmoronan los grandes sentimientos.

  *

  ¡Comenzar poeta y acabar ginecólogo! De todas las condiciones, la menos envidiable es la de amante.

  *

  Se declara la guerra a las glándulas y se prosterna uno ante el tufo de una furcia… ¿Qué puede el orgullo contra la liturgia de los olores, contra el incienso zoológico?

  *

  Puedo comprender y justificar todas las anomalías, tanto en amor como en todo; pero que haya impotentes entre los imbéciles, eso es algo que no me cabe en la cabeza.

  *

  La sexualidad: desmán de los cuerpos, cirugía y cenizas, bestialidad de un ex-santo, estrépito de un risible e inolvidable desmoronamiento…

  *

  En la voluptuosidad, lo mismo que en el pánico, regresamos a nuestros orígenes; el chimpancé, injustamente relegado, alcanza al fin la gloria —mientras dura un grito.

  *

  Una pizca de ironía en la sexualidad falsea su ejercicio y convierte a quien la practica en un «bromista» de la Especie.

  *

  Dos víctimas atareadas, maravilladas de su suplicio, de su sudor sonoro. ¡A qué ceremonial nos obligan la gravedad de los sentidos y la seriedad del cuerpo!

  *

  Reventar de risa en pleno estertor —única manera de desafiar las prescripciones de la sangre, las solemnidades de la biología.

  *

  ¿Quién no ha escuchado las confidencias de algún pobre diablo al lado del cual Tristán parecería proxeneta?

  *

  La dignidad del amor consiste en el afecto desengañado que sobrevive a un instante de baba.

  *

  Si los impotentes supieran lo maternal que ha sido con ellos la naturaleza, bendecirían el sueño de sus glándulas y se vanagloriarían de él por las calles.

  *

  Desde que Schopenhauer tuvo la descabellada idea de introducir la sexualidad en la metafísica, y Freud la de sustituir el equívoco picante por una seudociencia de nuestros trastornos, es admisible que cualquiera nos hable de la «significación» de sus proezas, de sus timideces y de sus logros. Así comienzan todas las confidencias y acaban todas las conversaciones. Dentro de poco nuestras relaciones con los demás se reducirán al registro de sus orgasmos efectivos o inventados… Es el destino de nuestra raza, devastada por la introspección y la anemia: reproducirse a través de la palabra, hacer alarde de sus noches, exagerar sus desfallecimientos y sus triunfos.

  *

  Cuanto más de vuelta de todo está uno, más se arriesga, en caso de enamorarse, a reaccionar como una modistilla.

  *

  Dos vías se ofrecen al hombre y a la mujer: la ferocidad o la indiferencia. Todo indica que tomarán la segunda, que entre ellos no habrá ni ajuste de cuentas ni ruptura, sino que continuarán alejándose el uno del otro, que la pederastia y el onanismo, propuestos en las escuelas y los templos, se extenderán a las masas, que un montón de vicios abolidos volverán a estar vigentes, y que procedimientos científicos sustituirán al rendimiento del espasmo y a la maldición de la pareja.

  *

  Mezcla de anatomía y de éxtasis, apoteosis de lo insoluble, alimento ideal para la bulimia de la decepción, el Amor nos conduce hacia hampas de gloria…

  *

  A pesar de todo, continuamos amando; y ese «a pesar de todo» cubre un infinito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada